Poppers (I) – Características generales

Al igual que otros nombres de se­ñuelos, la palabra popper es un tér­mino inglés onomatopéyico que hace referencia a su acción. Este ar­tificial de superficie, cada vez que con la puntera de la caña se le im­prime un pequeño toque, emite un «pop» característico. Este sonido atrae a depredadores como basses y lucios, y los hace salir de sus es­condites, aunque se encuentren a va­rios metros de distancia.

 

El popper imita a un pez minitalla cazando, realizando ataques a los insectos o alevines que nadan por la superficie. Conviene observar cómo los peces de menor tamaño comen muy cerca de la superficie y, sobre todo, muy cerca de la orilla.

En ocasiones nos preocupamos de lanzar lo más lejos posible, en di­rección al centro del pantano o del río. Esto es un error que cometemos todos. Debe de ser algo psicoló­gico, que nos induce a pensar que las grandes piezas están ahí, en el centro de esa enorme masa de agua. La realidad, en muchas oca­siones, es muy distinta. Los tributarios y ríos vierten sus aguas a un pantano arrastrando gran cantidad de partí­culas, alimento para los peces más pequeños. Estos, a su vez, atraen a otros -que los depredan- y que sir­ven de alimento a los depredadores mayores. Otro motivo de que los pe­ces se concentren en las orillas es la protección que les ofrecen las aguas con poca profundidad, donde, en una veintena de centímetros, un bass o lucio tendrán limitados los movi­mientos.

Popper Rapala Skitter Pop
Popper Rapala Skitter Pop

Todo un clásico: Popper Rapala Skitter Pop

Por estas razones, en la mayoría de las ocasiones, los peces que bus­camos se encuentran más orillados de lo que pensamos en un principio. Entonces, nuestros lances se han de dirigir hacia los lugares donde se en­cuentran los peces a los que imita­mos: las orillas. Con el popper, los lances cerca­nos a árboles sumergidos, vegeta­ción o cualquier otro obstáculo que resguarde a peces de menor tamaño que sirvan de alimento a los depre­dadores, serán los más apropiados.

La principal característica de este señuelo, su peculiar «pop», lo ge­nera con una concavidad que tiene en la «cabeza». Dependiendo de la profundidad de esta oquedad -que moverá más o menos cantidad de agua-, la forma y el ángulo, creará sonidos diferentes, más o menos atractivos. En lugares con mucha pre­sión de pesca, o días claros en los que el pez puede detectar fácilmente que nuestro popper es un engaño con todas las letras, será conveniente emplear un señuelo que cree un «pop» más ligero. Por el contrario, si el día es oscuro o las aguas están tomadas, será mejor utilizar poppers con más sonido, que ayudarán a los depredadores a que los localicen. Si esta concavidad es perpendi­cular o cercana al ángulo recto res­pecto de la superficie, el «pop» será fuerte, porque desplaza gran canti­dad de agua. A medida que este ángulo se va reduciendo, paralelo a la superficie, el sonido será más dé­bil. Los primeros se utilizan para con­diciones de baja visibilidad, o cuando los peces están muy activos. Si, en cambio, hay gran visibilidad o poca actividad, será mejor utilizar los segundos.

Popper Excalibur Pop'N Image Jr Pro Bill Dance
Popper Excalibur Pop'N Image Jr Pro Bill Dance

Popper Excalibur Pop'N Image Jr Pro Bill Dance de color natural percasol

Algunos poppers, en su interior, tienen bolas que emiten frecuencias de sonido altamente atrayentes para los depredadores. Algunos pesca­dores piensan que no tiene ninguna utilidad, ya que el «pop» anula cual­quier otro sonido al ser superior y de mayor intensidad. En realidad, estas bolitas tienen una doble función. La primera es que emiten el sonido en distinta frecuencia que el «pop», por lo que sigue siendo atrayente, y la segunda es que el popper se puede mover, sin necesidad de hacer con­tinuamente su «pop» característico. Los peces, cuando cazan, no están continuamente atacando, sino que se desplazan, observan, nadan y, con estos suaves movimientos, son muy atractivos los sonidos que pro­ducen estas bolitas interiores. Ade­más, el ataque rara vez se produce cuando el señuelo está haciendo «pop», sino justo en el momento en que el señuelo se ha parado.

La gran mayoría de los poppers tiene en la potera de atrás un me­chón de cristal flash, pelo natural o plumas, cuya finalidad es la de imi­tar la cola del pez. Si, además, es de color rojo, simulando que está he­rido, hace que el predador lo con­sidere como una presa fácil.

Artículos relacionados: