Softbaits de vinilo (I)

Si se traduce literalmente, se aclara mucho lo que es y cómo es este se­ñuelo. Soft, palabra inglesa que sig­nifica suave, blando, lento… y bait, que significa señuelo o cebo.

Un pescador desconocedor de la efectividad de estos artificiales afir­mará rotundamente, la primera vez que los vea, que es imposible pes­car con «eso». La realidad contra­dice esta opinión, ya que es consi­derado, por el pescador experto, como un señuelo estrella cuando los peces no tienen actividad. Es tam­bién un señuelo que, por su movi­miento irregular, pesca muy bien en aguas sometidas a mucha presión por los aficionados, ya que no es, por decirlo de alguna forma predecible.

El softbait un señuelo especial­mente lento y con movimientos sua­ves, que a la vez son tan erráticos, que consiguen excitar al más resa­biado de los peces. El engaño no tiene un movimiento por sí solo, como puede tener un twister. Se des­plaza hacia el fondo por su propio peso y el del anzuelo, con movi­mientos asimétricos y muy lentos. La acción se la imprimirá el pescador, mediante pequeños golpes de mu­ñeca en la caña. El señuelo así se moverá en todas las direcciones. Su­bidas, bajadas, saltos fuera del agua y diferentes piruetas a su an­tojo, ya que el pescador no puede dirigirlo o elegir hacia qué dirección se va a mover. El único movimiento previsible será el acercamiento, a medida que se recoja línea, hacia nosotros.

Por regla general, suele imitar a un pequeño pez herido, aunque cier­tos modelos, faltos completamente de formas que se asemejen a algo natural, atraen la picada del pez con sus movimientos. Este vinilo se emplea en las tallas menores para la pesca de bass, y en las mayores para el lucio. Aunque si bien es cierto, demuestra la mayor efectividad con el "bocazas".

Estos señuelos se diseñaron para la pesca en las capas superiores de agua, limitando su empleo a ciertas épocas del año, en las que los pe­ces (meses cálidos para el bass y freza, primavera y otoño para el lu­cio) subían a estas aguas. Con el avance de las técnicas y montajes de pesca, estos señuelos son real­mente efectivos a cualquier profun­didad, lo que facilita su empleo du­rante  todo  el  año  y  amplia   las posibilidades de pesca a otras es­pecies, como la lucioperca, muy dada a aguas profundas.

Black bass pescado con un Slu-Go de Lunker City
Black bass pescado con un Slu-Go de Lunker City

Black bass pescado con un Slu-Go de Lunker City

Para poder pescar en profundida­des superiores a los 4 metros de una forma cómoda, se le han de insertar unos plomos alargados en forma de tornillo, denominados nails. El tamaño y peso corresponden con el tamaño del cuerpo. Estos pesos se in­sertan dentro del propio vinilo. Sus di­ferentes posiciones, o inclinación ha­cia, un lado, por ejemplo, harán que el soñbait nade más irregularmente, pero bajando a capas de agua más profundas. También se utilizan estos plomos para pescar más rápido con este artificial. Así se cubre más cantidad de agua en menor tiempo y se detecta mejor los puntos donde se puede concentrar la pesca.

Aun así, se consiguen los mejores resultados pescando en aguas so­meras (aguas con menos de metro y medio de profundidad) y sobre todo en aguas con abundante vegetación u obstáculos de cualquier tipo, como piedras, raíces, troncos, etc. El mo­vimiento se le imprime con pequeños toques de puntera de la caña, sin ningún orden ni ritmo en particular. Dos toques -parada, toque-, tres to­ques -parada-… Y así cualquier otra serie de movimientos.

Artículos relacionados: