Spinnerbaits (III) Dónde y cómo pescar

Cualquier spinner puede variar su diseño, forma, acción y peso. Si queremos cambiar el diseño y la ac­ción, bastará con modificar los di­ferentes tipos de palas a nuestro gusto. Para variar el peso de este se­ñuelo, justo por encima del jig, en el brazo de alambre, se colocan plo­mos de tipo perdigón que, al hacer más pesado al conjunto, hará que tome aguas más profundas en menor tiempo.

Después de cada variación, hay que observar si la spinner continúa trabajando correctamente y sus pa­las giran a la perfección. Es vital que el peso que tenga el jig obligue a descender a   la   spinner hacia  e fondo con la suficiente fuerza como para hacer girar la pala o, cómo mí­nimo, la del final, si se trata de un «tándem». El momento de la caída del señuelo hacia el fondo es uno de los más querenciosos, en el que se produce un gran número de pica­das, con este o cualquier otro tipo de engaño.

Ahora llega el momento más com­plejo, pero a la vez más importante dentro del gran mundo de las spi-nerbaits: dónde utilizarlas y cómo.
La primero que hay que señalar es que este señuelo se puede utili­zar en cualquier condición, pero eso no significa que se utilice de igual forma.

Spinnerbait de cuatro palas de Strike King
Spinnerbait de cuatro palas de Strike King

Spinnerbait de cuatro palas de Strike King

La manera más sencilla de pescar con una spinneres lanzar y recoger. Hasta aquí todos sabemos hacerlo, pero la diferencia radica en elegir correctamente en qué capa de agua pescar con ella y a qué velocidad. Respecto a esto último, depende directamente de la especie objeto de pesca y de su actividad. Para lucios y luciopercas, la velocidad de re­cogida ha de ser mayor que para el boss, que en muchas ocasiones la detecta y la examina a la perfección hasta que se anima a atacarla.

 Cuando los peces están en mo­mentos de baja actividad, se reco­mienda pescar con la spinner a la velocidad mínima. ¿Y cuál es esta ve­locidad? Muy sencillo. Basta con ob­servar, en un lance cercano, la velo­cidad mínima a la que giran las palas. Con cañas sensibles e hilos de un diámetro relativamente bajo, 10 o 1 2 libras, se puede sentir perfecta­mente cuándo giran las palas.

Truco
Cuando lances la spinner, hay que asegurarse de que cae per­fectamente y el hilo no se enro­lla en cualquiera de los dos bra­zos. Un pequeño truco, que en muchas ocasiones es muy efec­tivo, consiste en -justo antes de que la spinner toque el agua-parar la salida del hilo del ca­rrete. Entonces se tensará el hilo, y el jig y las palas quedarán de­trás. Es muy importante bloquear la salida del hilo con la mano y no con el pick up, que se tiene que cerrar cuando la spinnerbait ha llegado a la profundidad adecuada. Si se cierra antes, en la caída se acercará hacia no­sotros reduciendo en varios me­tros la longitud del lance.

La Spinnerbaits es un señuelo de lo más completo que no debe faltar en la caja de ninguna pescador
La Spinnerbaits es un señuelo de lo más completo que no debe faltar en la caja de ninguna pescador

La Spinnerbaits es un señuelo de lo más completo que no debe faltar en la caja de ninguna pescador

Una de las grandes ventajas que tiene este señuelo es la gran canti­dad de agua que bate. Esta carac­terística se puede utilizar cuando no se sabe dónde están los peces. El método es bastante sencillo. Para lo­calizarlos horizontalmente, bastará con hacer diferentes lances en forma de abanico, comenzando por la zona de la orilla que se tiene delante y terminando por la orilla que se tiene detrás o, si se pesca desde embarcación, de orilla a aguas abier­tas o, cómo se dice en el argot, «de dentro a fuera».

Lo que resulta más complejo es lo­calizar la pesca verticalmente, y éste es el momento de las spinners. En el primer lance se deja que nuestro en­gaño toque fondo y, mientras va des­cendiendo, comenzamos la cuenta. Después de varios lances dejando que toque fondo, si no ha habido re­sultados positivos, se cierra el pick up un poco antes y recogemos. Así se re­piten los lances y si, al igual que an­tes, los resultados no llegan, se vuelve a restar otra fracción de tiempo. Si se sigue sin producir nin­guna picada, se vuelve a restar, hasta. que demos con la capa en la que se encuentran los peces. Este sistema es algo tedioso, pero muy fiable.

Cuando hay .mucha profundidad, para aumentar el ritmo del sistema, se puede reducir el tiempo de es­pera, aunque no es muy recomen­dable, porque los peces se suelen si­tuar en una capa de agua donde se encuentran a gusto o simplemente está su alimento. Si establecemos una variación de unos dos metros -según el peso de la spinner- de un lance a otro y si los peces se en­cuentran con poca actividad, aun­que noten la presencia del señuelo no recorrerán distancias largas, «malgastando» energías.
Otro método para pescar con spin­ner, muy útil para cuando los peces están pegados al fondo o suspendi­dos cerca de él, es arrastrar con pequeños golpes de muñeca la spinner por el mismo fondo. Para esta técnica es recomendable utilizar spinners de gran tamaño, para que se manten­gan más fácilmente en esa profundi­dad. Esta forma tan peculiar de pes­car es la que emplea Woo Daves con sus grandes spinners y, como se puede comprobar, con muy buenos resultados. Esta técnica también re­sulta muy efectiva en la pesca de lu-ciopercas, muy dadas a situarse en as capas de agua más profundas.

Otra forma muy efectiva de pes­car con una spinnerbait, consiste en pasearla a lo largo de las orillas, a una distancia de uno o dos metros. Este es el lugar por el cual suelen deambular los peces de menor ta­maño, en busca de alimentos y pro­tegiéndose de los voraces depreda­dores, que no dudarán en acercarse si presienten una captura. Los des­plazamientos de los pececillos sue­len ser realizados en grupo o en bá-amo, que es precisamente lo que imita una spinner. De ahí su gran efectividad en este lugar.

Una spinnerbait de calidad: Strike King Premier Elite
Una spinnerbait de calidad: Strike King Premier Elite

Una spinnerbait de calidad: Strike King Premier Elite

Otro lugar en el que este señuelo destaca es en las puntas, en los ex­tremos de tierra que se internan en el agua. Cuando los depredadores se sitúan a ambos lados de las pun­tas, cosa que se suele dar muy fre­cuentemente, es porque los pececi­llos se concentran en la arista imaginaria que forman los lados de la punta. La técnica consiste en rea­lizar lances sobre esta unión o muy próximos a ella, incluso paralelos a este borde, por debajo del mismo.

En los días nublados o con lluvia, la pesca se altera. O pican mucho, o no entran a nada. La característica de estos días es la oscuridad que hay en el ambiente y, por supuesto, en el agua. La spinner es un señuelo que obtiene excelentes resultados en estas condiciones; de hecho, muchos pescadores profesionales sólo pescan con ella en días así.

Al contrario que con otras técni­cas, para la pesca con spinner no se ha establecido un equipo exclu­sivo. Aunque este señuelo es muy voluminoso y, por tanto, ofrece bas­tante resistencia al aire cuando se lanza. Una caña de 7 pies será me­jor que una de menores dimensio­nes, al colocar esta extraña cucha­rilla a mayor distancia. Por este mismo motivo es más difícil realizar lances precisos. Una caña con ac­ción heavy pondrá el señuelo en el lugar exacto, pero a menor distan­cia que una. medium-heavy que, al curvarse más al lanzar, la impulsará a más metros. Es el momento de la elección personal, pero eso sí, pen­sando siempre en cañas algo largas que realizan lances más largos.
Algunos de los modelos más utili­zados en aguas españolas son los de las marcas Teeth, Strike King, Bomber, DaMiki y Berkley.

Artículos relacionados: